Millas y millas hasta Flagstaff

A la mañana nos hemos levantado pronto porque Angie y Alfredo han decidido hacer paracaidismo. Yo me lo he pensado bien, y aunque no es muy caro, 200 dólares, prefiero ahorrármelos, aunque me quedo un poco con las ganas.

Cuando vinieron me contaron lo bien que les fue saltando desde el avión. A Alfredo le grabaron un video, que se lo mandarán a casa.

Mientras tanto yo aproveché la mañana para ir al pueblo mas cercano, casi a 40 millas, algo más de 60 kilómetros para encontrar cobertura y hacer alguna llamada. Ya de paso me compré unas barritas de beef jerky para desayunar. Beef jerky es como trozos de ternera curada seca como si fuera jamón muy típico de los vaqueros de hace más de 100 años.

dsc02024

A la tarde, nos despedimos de Alfredo que volvía a Ridgway, aunque él vive en Los Angeles, estaba con unos amigos allí.

dsc02032 dsc02047

de-utah-a-arizona

Angie y yo continuamos nuestro viaje y por fin llegamos a Arizona.

dsc02063 dsc02067

Continuamos un montón de millas más porque no encontrábamos un pueblo con algún hotel medianamente barato, así que llegamos a Flagstaff, un pueblo bastante grande no muy lejos del Gran Cañón del Colorado donde iremos en un par de días.

Aquí en Arizona hemos tenido que cambiar otra vez la hora al reloj. Arizona en verano tiene el mismo horario que Los Angeles, es decir, 9 horas menos que en el estado español. La anterior vez que cambié el horario fue al entrar en New México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *