Descenso del Gran Cañón del Colorado

Dormimos en el camping de arriba del gran cañón y nos levantamos a las 4 de la mañana para coger a las 5 el bus que nos lleva al inicio del sendero de descenso.  Empezamos el descenso sabiendo que nos iba a costar mucho esfuerzo y tiempo. Ibamos a estar 3 días y 2 noches. La primera noche la pasaremos abajo del todo, cerca del rio Colorado. El segundo día ascenderemos 5 millas por otra ruta y acamparemos esa noche allí, y el tercer día recorreremos las restantes 5 millas para llegar arriba de nuevo.

dsc02159

El descenso es de 7 millas, como 11,2 kilómetros. Se hizo muy duro porque el desnivel el grandísimo, más de 1500 metros (en vertical), así que las piernas se nos cargaban en cada paso.

dsc02165

Llevamos nuestras mochilas equipadas con la tienda de campaña,  esterillas, algo de ropa y comida suficiente, incluyendo comidas energéticas y unos cuantos litros de agua, que en todo el recorrido no hay fuentes. Algo de comer que nos ha sido muy útil para el camino es beef jerky y turkey jerky, que es pavo curado. Esto nos viene muy bién porque contiene bastante sal, que es muy necesaria al hacer mucho ejercicio, puesto que nuestro cuerpo pierde sales con el sudor.

Media hora después de comenzar el descenso se empezó a notar el sol, que nos acompañó hasta abajo. El sol es abrasador, y cuanto más abajo llegábamos más caluroso se ponía. El camino parecía interminable, pero sabíamos que tarde o temprano llegaríamos a nuestro destino, lo más profundo del gran cañón. Por el camino nos encontrábamos con otras personas que también bajaban. Algunos con mochilas para acampar como nosotros, y otros sin mochilas para bajar y subir el mismo día.

dsc02169

No es recomendable caminar entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, por el fuerte sol que hace, pero nosotros no nos ibamos a parar, porque estábamos deseando llegar, así que 6 horas después, sobre las 12 llegamos. Lo primero que vimos fue una playa del rio Colorado, una apertura del rio donde no hay corriente (boast beach), donde no pudimos resistirnos a refrescarnos. Allí cerca estaba el camping.

dsc02175

dsc02177

La temperatura allí abajo era de 44 gados a la sobra y 49 grados al sol, así que nos tiramos un buen rato metidos en el arroyo del camping, debe de ser un afluente del Colorado.

Estando a la sombra, que ya hacía calor, sólo hay que imaginar cuando soplaba el viento y nos traía aire todavía más caliente proveniente de las zonas soleadas. El viento no era solución para el calor.

Allí dentro del camping se paseaban los ciervos y bebían del arroyo, normal, estamos en su terreno, pero si nos acercábamos mucho huían, claro.

Lo que sí había mucho eran ardillas, tanto por el camino como en el camping, llegaban a ser hasta pesadas todo el día a nuestro alrededor para ver si nos dejábamos algo de comida.

Allí en la zona me fui a explorar los elrededores, y anduve como un par de millas más. Me eché la siesta a la tarde, y una hora después ya empalmé con la noche, estaba reventado. Hay que decir que aquí anochece como a las 19.40 y amanece sobre las 5 y poco.

dsc02180

Un comentario:

  1. ke genial… yo kiero ir alli

Responder a itziar Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *