Un día de casi nada

Hoy ha sido un día extraño de no hacer mucho. Ibamos a irnos hoy, pero hemos pospuesto nuestra salida por dos motivos, porque Angie se encontraba un poco mal (Una jaqueca extraña) y porque así podía ver a Linda, la chica de ayer, por última vez.

Estuvimos Angie y yo en casa de Alfredo pasando las horas a ver si mejoraba, pero nada. Llamé a Linda para quedar por la tarde y quedamos para cuando ella saliera de trabajar. Ella vive en un grupo de viviendas con un alto contol de seguridad, y me mantuvieron en la entrada parado con el coche un buen rato tomando mis datos y preguntándome algunas cosas hasta abrirme la barrera. Estuvimos en casa charlando un buen rato muy agradablemente, pero no salimos a tomar nada fuera porque ella trabaja mañana. Bueno, al menos estoy contento de haberla visto un poco más.

Mañana Angie y yo nos vamos de Los Angeles y ya no tengo el Internet vía móvil, así que posiblemente actualizaré menos. y me enrollaré bastante menos, jejej.

Un comentario:

  1. uyyy ke te enamorasssssss jajajaja
    los angeles??
    ummm alli seguro ke hay piedras muy chulas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *